Home Lentes monofocales Ayudar a tus pacientes a comprender los efectos que tiene la exposición de sus ojos a la luz azul
Sin categorizar
Lentes progresivas
Lentes monofocales
Materiales especiales

Ayudar a tus pacientes a comprender los efectos que tiene la exposición de sus ojos a la luz azul

La mayoría de tus pacientes probablemente sepan lo importante que es proteger sus ojos de los rayos ultravioleta del sol (y si no es así, recomendamos enfatizar sobre ello). Pero, ¿cuántos de ellos saben de la importancía de protegerlos también de la luz azul?

de octubre de 2021 10

Si bien se ha hablado mucho recientemente sobre los efectos de la luz azul en nuestra salud (y la de nuestros ojos), muchas personas aún no comprenden por completo qué es.

Para arrojar algo de luz sobre el tema (disculpa la redundancia), decidimos enfocar esta publicación en presentarte información simplificada que puedes ofrecer a tus pacientes sobre la luz azul y sus efectos en los ojos.

¿Qué es la luz azul?

La luz solar está formada por un espectro de luz con rayos de luz rojos, naranjas, amarillos, verdes y azules, algunos de los cuales son visibles y otros invisibles. En esta publicación, nos centraremos en la parte visible del espectro. Sin embargo, es importante tener en cuenta que la exposición a la parte invisible del espectro, especialmente los rayos ultravioleta del sol, también puede tener un efecto dañino en los ojos.

Sin entrar en demasiados detalles, los rayos del extremo rojo del espectro de luz visible tienen longitudes de onda más largas y emiten menos energía, y los del extremo azul del espectro tienen longitudes de onda más cortas y emiten más energía.

La porción del espectro de luz visible con las longitudes de onda más cortas y la energía más alta comprende aproximadamente un tercio de toda la luz visible y se conoce como luz azul o luz visible de alta energía (HEV).

Si bien el tema aún se está investigando, lo que sabemos actualmente con seguridad es que la luz azul tiene efectos tanto positivos como negativos para la salud.

Comencemos con las buenas noticias … ¡No toda la luz azul es mala! Una exposición moderada a la luz azul es realmente buena para nuestra salud. De hecho, la investigación muestra que esta luz mejora nuestro estado de alerta, ayuda a la memoria y función cognitiva e incluso eleva nuestro estado de ánimo.

Además, la exposición a la luz azul durante el día ayuda a mantener un ritmo circadiano saludable, que es el ciclo natural de vigilia y sueño de nuestro cuerpo (esto nos llevaría a pensar en lo que sucede cuando estamos expuestos a ella por la noche, pero llegaremos a eso más adelante. ).

En cuanto a la vista, los primeros estudios muestran que los niños que no están lo suficientemente expuestos a la luz solar (y a la luz azul) tienen un mayor riesgo de desarrollar miopía. Así que esa fue la buena noticia!

Pasemos ahora a la parte negativa sobre la exposición a la luz azul: Lo que sus pacientes deben saber.

Datos importantes sobre la luz azul

1. La luz azul está realmente a nuestro alrededor. Cuando la luz viaja desde el sol y atraviesa la atmósfera, las longitudes de onda azules más cortas chocan con las moléculas de aire, producen que la luz azul se disperse por todas partes y hacen que el cielo se vea azul (en un día despejado). Obtenemos la mayor parte de nuestra exposición a la luz azul de la luz solar, pero también hay muchas otras fuentes de luz azul creadas por el hombre que incluyen iluminación fluorescente y LED, televisores de pantalla plana, pantallas de ordenador, teléfonos inteligentes y otros dispositivos electrónicos. La cantidad de luz HEV emitida por estos dispositivos es mucho menor que la emitida por el sol. Sin embargo, debido a que pasamos mucho tiempo utilizándolos (¡los estudios sugieren que el 60% de las personas pasan más de 6 horas al día mirando pantallas!) y los mantenemos muy cerca de los ojos, existe cierta preocupación sobre los efectos de esta exposición adicional a la luz azul, a largo plazo.

2. El ojo bloquea mucho mejor los rayos UV que los de la luz azul. Nuestras estructuras oculares anteriores (la córnea y el cristalino) pueden prevenir eficazmente que la mayoría de los rayos UV visibles lleguen a la retina sensible en la parte posterior de nuestros globos oculares (a pesar de ello, es importante proteger los ojos de los rayos UV y de la luz infrarroja invisible procedentes del sol).Sin embargo, la córnea y el cristalino son menos efectivos cuando se trata de bloquear la luz azul, dejándola pasar a través de ellos y llegar a la retina.

3. La luz azul puede causar fatiga ocular digital. Como la luz azul tiene las longitudes de onda más cortas y de mayor energía en el espectro de luz visible, se dispersa más fácilmente que otras luces visibles y provoca parpadeos. Este tipo de parpadeo crea un deslumbramiento que reduce el contraste visual de las imágenes que vemos, y este “ruido digital de enfoque” puede causar fatiga visual, dolores de cabeza y fatiga física y mental después de largos períodos de exposición a pantallas electrónicas.

4. Demasiada luz azul a altas horas de la noche puede interrumpir nuestro ciclo de sueño. En contraste con los beneficios de la exposición a la luz azul durante el día, una exposición excesiva a las pantallas y a la iluminación artificial durante la noche puede causar dificultad para conciliar el sueño, mala calidad de éste y fatiga al día siguiente.

5. Demasiada exposición a la luz azul puede aumentar el riesgo de degeneración macular. Los estudios han demostrado que debido a que la luz azul penetra hasta la retina, una exposición excesiva a la luz azul puede dañar las células sensibles a la luz de la retina. Esto puede provocar cambios en el ojo similares a los de la degeneración macular, que a su vez pueden provocar una pérdida permanente de la visión.

Aún se requiere más investigación para determinar exactamente cuánta luz azul es “demasiada luz azul” para la retina, pero existe una preocupación creciente sobre los efectos de la excesiva cantidad de luz azul a la que estamos expuestos a diario desde las pantallas.

¿Qué pueden hacer nuestros pacientes para proteger sus ojos de una exposición excesiva a la luz azul?

Hay una serie de medidas que los pacientes pueden tomar para proteger sus ojos de la exposición a la luz azul.

Por ejemplo, reducir el brillo de sus pantallas, usar filtros de pantalla o aplicaciones que filtran la luz azul de las pantallas sin afectar la visibilidad, y realizar pausas frecuentes para que sus ojos descansen (usando la regla 20-6-20 – por cada 20 minutos que pasen mirando una pantalla, deben apartar la mirada hacia algún objeto a 6 metros de distancia durante 20 segundos).

También puede ayudarles a proteger sus ojos de la luz azul Shamir Blue Sun™Shamir Blue Zero™, nuestras soluciones innovadoras y probadas que pueden usarse por separado o combinadas para la protección más completa y efectiva contra la exposición a la luz azul.

CREEMOS QUE TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE …
de octubre de 2021 10
Adéntrate en el Futuro con Shamir, el Big Data y la Inteligencia Artificial

No es ciencia ficción, es real. ¡El futuro del cuidado de la visión está aquí!

Leer mas
de octubre de 2021 10
7 consejos para ayudar a tus pacientes

Adaptarse a las lentes progresivas

Leer mas
< Volver al Blog

¿Y a continuación?

Suscríbase a nuestras últimas tendencias, productos y noticias

Póngase en contacto con Shamir hoy